La Avenida

Finger Cross, las mejores remeras de Flores

El Portal Avellaneda entrevistó a Rubén Martínez, dueño de la marca de fantasía Finger Cross, en su local, muy distendido, habló sobre el barrio de Flores, a qué se dedica, lo que destaca a su negocio, las remeras, y las ventas que genera.

20 de septiembre de 2015
Facundo Landó
4913

-¿Hace cuánto que estás en la Avenida Avellaneda? ¿Ves que fue cambiando para mejor o peor?

-Estoy hace 12 años. Para mejor a partir del 2001 porque se mejoraron muchas cosas pero a su vez para peor en los últimos años por la invasión descontrolada del espacio público que sufrimos los comerciantes de la avenida.

¿Cómo se hace para competirle a esta gente que se pone en las veredas a vender mercadería muchas veces similar a la que uno comercia?

Competir no podés competir. Yo lo que no permito es que se estacionen en mi vereda, básicamente eso. Además buscamos formas a través de los organismos oficiales, la Asociación de Comerciantes, que son los que están tratando de hacer algo para que se regule esto de la venta ilegal.

-¿Desde que llegaste a la zona, siempre tuviste la misma marca?

-Sí, siempre la misma marca.-A partir de los años,

¿El público que viene a comprar a Finger Cross fue aumentando?

-Digamos que sí. Como te decía, en el 2001 la cosa fue mejorando y a partir de ese momento cada vez vino más gente, el comercio creció muchísimo y eso es lo que lo potencio. Hace ya un par de años que estamos en una meseta, pero igual seguimos acá trabajando.

-El fuerte de Finger Cross son principalmente las remeras y buzos. -Bien nombraste las remeras y buzos,¿estas prendas las producen ustedes? Si es así, ¿de dónde sacan esas ideas creativas para la indumentaria?

-Si si, fabricamos todo nosotros.  Sobre las ideas, buscamos cosas, mezclamos diseños, se va armando. Por suerte ya estamos acostumbrados al ejercicio de cómo se hacen las prendas.        

-¿A qué público apunta la marca?

-Hoy por hoy  no hacemos ropa para chicos, pero tenés una franja que puede ir desde los 10, 12 años en adelante que le gusta la temática de nuestras remeras, hasta uno de 70 por decírtelo de alguna manera. Hay cosas que son Retro, Vintage, por ejemplo los dibujos que se siguen usando en las remeras y a los señores grandes les gusta entonces compran. Apuntamos a ese tipo de compradores.

-Nombraste lo Retro y Vintage, cada vez se ve más que lo viejo se vuelve a usar, la moda vuelve a sus bases.

-Si, por suerte hoy tenés todo al alcance de la mano para ver ropa y distintas prendas. En estos días se ve que hay toda una movida de lo Vintage, que acompaña a lo que viene. Nuestro perfil está ahí. Cuando nosotros veamos que lo que hacemos se está agotando, buscaremos otra cosa, para eso estamos.

-Estar alejado unas cuadras del principal punto de refencia de la zona, Avenida Nazca y Avenida Avellaneda, ¿influye en las ventas o no tanto?

-Sí, claro que influye, pero también tiene que ver con los valores de alquiler de los negocios. Cuando empecé estaba sobre Avenida Avellaneda a pocos metros de Nazca pero ahora, por una cuestión de presupuestos, me vine a Avenida Avellaneda al 3592, donde ya estoy instalado. Charlando sobre las redes sociales Martínez, advirtió: ”No contamos con una página de internet por que cuidamos mucho lo que hacemos y a nuestro producto y el hecho de tener una web, habilita a que nos copien ideas”.

-Se viene la época de Primavera-Verano, ¿es cuando más compradores vienen al negocio?

-Para nosotros sí porque vendemos remeras.  -Diciembre es cuando estallan las ventas por las fiestas, es el mes que más trabajamos por lo mencionado anteriormente.

-¿Cómo te manejas con el tema ofertas?

-No hacemos ofertas, tratamos de tener un precio estándar, accesible para nuestros clientes, y no modificar mucho los valores de la mercancía. No hacemos liquidaciones porque ventemos todo el año remeras. La gente ya sabe entonces no son necesarias las ofertas.

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre la nota. ¡Sé el primero en comentar!