La Avenida

Evasión y trabajo en negro

Dos caras de una misma moneda. Ambos producen un deterioro que no es posible observarse de forma inmediata, con el paso del tiempo produce estragos sociales de diferente índole, cada uno de magnitud considerable. Al empresario, a la fuerza de trabajo y a la sociedad toda.

21 de agosto de 2018
Lic. Mario Cohen
347

Beneficios y perjuicios de un sistema cortoplacista.

Cada situación tiene dos caras poco visibles. La primera, la evasión crea una marco para el evasor de una enorme incertidumbre. El temor a ser descubierto produce un gran deterioro en la calidad de vida....Nadie está tranquilo cuando se es pasible de una sanción social, económica o con pena de prisión. Está dicho y confirmado que con tal de no caer detenido se pagan fortunas mucho mayores a las que se evadieron. El terror de convivir con un malviviente peligroso con diferentes parámetros de vida, con una violencia extrema hacen muchas veces que el infractor acuda a cualquier herramienta legal y no legal para no quedar en prisión. Este suceso produce innumerables desaciertos y desacuerdos en cualquier empresa del tamaño que sea, desde una mini pyme hasta una empres de dimensiones.

La segunda, la evasión está originada en una suba en la base imponible de cualquier producto que no es posible trasladar a precios reales. Los productos con precios totales en blanco son imposibles de pagar para un salario totalmente relegado.

Trabajo en negro

Lejos de ser un beneficio para el trabajador  como para el trabajo, la legislación vigente castiga a ambos. Trabajador y empresario con cargas y leyes positivas que fomentan de mil formas diferentes  esta contratación todas y cada una busca salirse de esas cargas.

Nadie puede contratar un trabajador por equis tiempo sin correr el riesgo de un juicio por despido injustificado. Siempre paga el empresario. El trabajador cobra las migajas de un litigio, cuando las cobra. El Estado paga las costas de ese juicio así se agranda el déficit fiscal.

La incidencia en el costo variable de las cargas impositivas en los precios hacen que sean aún menos posible aumentar la actividad productiva. Del salario mínimo del que se esté de acuerdo a la actividad. El empresario debe pagar de cargas sociales alrededor del 50% más por arriba del salario de bolsillo que cobra el trabajador. A esto se le suman siempre los problemas con los sindicatos. Tan corruptos con el sistema que no permiten que la actividad fluya de forma normal.

Sistema impositivo

El sistema impositivo argentino produce una erogación en los precios arriba del 60% del costo del producto. En el mundo la carga sobre la base imponible ronda el 32%. De esta forma se encarezca o no el dinero en el mercado siempre quedan un margen posible para producir y agilizar la actividad productiva e industrial. Es posible descontar cheques en la city.

Una base imponible de uso internacional crea la base en la que no es tan fácil la evasión. Fomenta el control impositivo, le crea el empresario y emprendedor la posibilidad de una mejor calidad de vida y una producción mayor con mejores probabilidades de inserción en el mercado.

Sistema de contratación

El sistema laboral con una base imponible mucho menor produce tasas de ocupación mucho más altas. Las cargas sociales Argentinas están originadas en el Estado de Bienestar producto del mayo francés del 68...

Argentina atrasa 40 años...En el mundo el sistema de contratación crea marcos que generan la libre regulación del trabajo. Se tienen en cuenta otras variables como la longevidad, la rotación y la capacitación a largo plazo generadoras de conocimiento y altas tasas de producción...

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre la nota. ¡Sé el primero en comentar!

Nosotros recomendamos