Económicas

Renovar la experiencia o renovar la marca

Todos los días vemos nuestra empresa y nos preguntamos si hay algo que podemos incluir o cambiar, sumar o modificar para agregar valor al producto o servicio. Las dos respuestas deberían ser una sola. Pararse y contemplar con criterio al público objetivo.

16 de septiembre de 2019
Lic. Mario Cohen
76

Las preguntas para hacerlo son las más simples y solo hay que observar un poco. El público meta que trabaja conmigo, el público final de mi servicio o producto. ¿Vivencia bien la experiencia de elegir mi marca? ¿Cuáles son los atributos que debería sumar para ser más gratificante la experiencia?

En el momento en que un usuario selecciona entre la enorme oferta de marcas y productos que le ofrecen solucionarle la vida a través de la compra de una lavandina, que le va a devolver la felicidad robada cuando pagó demás por un kilo de azúcar. Pone toda su confianza en que el producto le va a devolver con creces lo que pagó por la lavandina. Él es tan inteligente y vivo que pagó muy barato por todo lo que la marca le puede ofrecer y que ningún otro comprador es tan capaz como él. 

La necesidad de obtener ventajas

Todos queremos ser inteligentes, hermosos, queribles y pagar menos por la satisfacción que una compra nos puede brindar. 

Cuando un empresario empieza a hacerse este interrogante es posible que demore en su acierto...Porque el secreto lo tiene la mirada sobre  de la conducta de mi público. 

Los cuestionamientos debieran ser permanentes cuando se dimensionan y se los segmentan los públicos La división de los mismos es una herramienta destinada a entender que cada audiencia se vincula con el Brand de la empresa de distinta forma. 

Hacemos hincapié muchas veces en el consumidor. Aquel que paga por nuestros productos o servicios. En esta partición se olvida de otros que tienen relación directa en nuestra vida laboral. El personal a nuestro servicio, proveedores, personal contratado eventual...Las categorías son tantas que es imposible enumerarlas. 

El empleado es un consumidor más, que viene todos los días a trabajar a nuestra empresa tiene el mismo valor que aquel que llega a nuestra casa a consumir, porque nos vende su tiempo y energía. Es el que va a estar en contacto con nuestra cultura durante 50 horas semanales de su vida por el tiempo que mantenga su vínculo.

El grupo más relacionado con una experiencia feliz es el que mejor va a hablar de la firma de su pertenencia afectiva. Aquel que llegue a nuestra marca por decisión propia y lo haga con alegría, a partir de ahí comienza nuestro profit.

https://www.infobae.com/sociedad/2019/09/15/en-un-hospital-reemplazaron-camillas-por-autitos-electricos-para-bajar-el-estres-de-los-chicos-antes-de-una-operacion/

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre la nota. ¡Sé el primero en comentar!