Económicas

La economía actual y la crisis del 29

Argentina cae una vez más en el facilismo y en la compra de cuentos de fantasía. Hace muy pocos días un economista comentaba en la radio “La disyuntiva de creer lo que postulan los candidatos y comprender la absoluta realidad”

12 de agosto de 2019
Lic. Mario Cohen
190

En los años 30 Estados Unidos y Europa cayeron en la Depresión de la Crisis del 30” que le llevó 10 años salir. Producto de la finalización de la Primera Guerra Mundial y la adopción del Patrón Oro como reserva de moneda, más la enorme expansión de la industria y la agricultura, los americanos vendían acciones por una cifra infinitamente menor de su costo nominal de la que luego prometían una ganancia del 10%. Suceso irrealizable en cualquier país y en cualquier economía. 

Lo que vale $10 no se puede vender a $5 para luego prometer pagar $11. Esa triste superchería llevó a que las empresas no pudieran luego afrontar las deudas que tenían con sus accionistas a declarar la quiebra y luego al posterior desempleo.

El economista John Keynes postuló que la crisis tenía un enorme componente psicológico que se había trasladado a todo el mundo. Es de recordar las enormes deudas que tenía toda Europa con Estados Unidos por los préstamos de guerra. Keynes entendió que si les daban trabajo al obrero y se ponía dinero en el mercado era posible salir adelante con un poco de déficit fiscal separó la microeconomía o sea la canasta de la familia de la macroeconomía. La balanza de exportaciones e importaciones que al fin y al cabo son las que sostienen el valor de la moneda.

Cuando se postula que con poco déficit fiscal y emisión de moneda es posible disminuir la pobreza. Lo que se debe tener en cuenta además que es menester la cultura sociológica de la población. Un país que no está acostumbrado al valor del esfuerzo y del trabajo, no lo puede entender. Un individuo acostumbrado a vivir del Estado y ser un mantenido por generaciones. Abuelos, padres y nietos no se vieron en actividades laborales ni observaron que lo que podía cambiar sus vidas era el trabajo esforzado.

Otra enorme diferencia entre uno y otro país es que el PBI de Argentina es paupérrimo, cualquier empresa mediana del mundo entero produce mucho más. El déficit fiscal argentino es crónico desde hace décadas y PBI industrial es nulo. A eso hay que sumarle el déficit de la balanza comercial con el sector externo. En tanto Estados Unidos y Europa especialmente Inglaterra tenían excedentes de producción en todos los órdenes.

El corolario de este momento socia

lUn gobierno que pretendió poner a una sociedad a trabajar y ganarse la vida por medio del trabajo y la capacitación que falló en transmitir la idea.

La cesta familiar tiene la urgencia de hoy para mañana. La mayor parte de la población compra aún las historias de la abuela en donde hay un final feliz sin esfuerzo alguno.

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre la nota. ¡Sé el primero en comentar!