Comunidad

Cooperativismo vs colaboración, empresas y sociedad

Sería posible uno sin el otro, cualquier lector podría responder esta simple frase. Los problemas acuciantes en las organizaciones, formadas por personas son justamente las personas y su marco conectivo.

30 de agosto de 2019
Lic. Mario Cohen
123

Muchas veces escribimos y tratamos a la violencia sin tener en cuenta que la misma se produce en primer lugar en la mente. Es herramienta del cerebro reptiliano que cada individuo posee de solución. Ese medio de solución está muchas veces colmado del veredicto atropellado por la emocionalidad que crean los atolladeros. El no dictamen a cualquier evento que pueda violentar a un individuo desde su costado más intrínseco o más débil. Los frenos inhibitorios tienen lugar en esa circunstancia siempre y cuando existan, sino es el caos. 

La debilidad, es el costado personal o el eslabón que cualquier individuo posee dentro de toda la enorme cantidad de atributos que tienen las personas. 

En las organizaciones paleolíticas, hoy existen, se la utiliza para obtener un mayor beneficio del costo de tener que pagarle un salario al empleado. En la legislación Argentina, cada empleado en blanco le cuesta al empleador un 60% extra en cargas sociales, además del casi seguro juicio en que puede ocurrir en el caso en que las cosas vayan mal. En ese escenario no existe colaboración o cooperativismo alguno. Es un espacio salvaje en el que un individuo común se come al caníbal por temor a ser deborado por éste.

En el medio ambiente actual laboral hallarse en la circunstancia empleado-empleador crea un marco de desigualdad primario, en el que uno obtiene por encima del otro una suma desmesurada y beneficios fuera de lo normal. Nunca se tienen en cuenta los costos reales de crear, sostener y mantener una organización. Esto es así porque coesxisten dos situaciones, la formal imposible de sostener desde el punto de vista de un empleado a cargo a largo plazo y la informal. En la que ambos a la larga se ven perjudicados.

Empleador porque debe tener una doble contabilidad con todos los riesgos que eso implica y empleado porque no cobra a la larga ningún tipo de seguridad social para su retiro. Aunque ese es el mayor de los problemas, puesto que el sistema de retiro es otro que ya no da para más.

En el contexto de cooperativismo y cooperación. El protagonismo de cada integrante es indispensable. No pueden no estar uno sin el otro. Empleado-empleador, Estado y Sociedad no son entes sin objetivos comunes. El bien y desarrollo de cada integrante en donde cada uno puede elegir y ser partícipe de los beneficios que requiere para sí. Forman parte de un mismo marco y contrato. Es el caso del tercer sector o economía solidaria. En el mundo se desarrollan miles de empresas con estas alternativas en las que dejan de el binomio amigo-enemigo para ser cooperativos-colaborativos entre sí. 

En Argentina muchas ONGs crean este tipo de sociedades de bien común. También se desarrollan en Latinoamérica empresas como las cooperativas en la que los beneficios y las cargas tributarias se reparten por igual. 

La consecuencia, todos se necesitan y todos se benefician...Solo falta que en nuestro país se desarrollen más productos como este...

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre la nota. ¡Sé el primero en comentar!

Nosotros recomendamos